PROTOCOLO DE ACOSO EN EL ENTORNO LABORAL CSC

Después de años de negociación, en Julio de 2018 se consensuó entre empresa y Comité de CSC el nuevo protocolo de acoso en el entorno laboral de Cirsa Servicios Corporativos.

Para una aplicación optima e independiente, desde el comité de empresa nos ponemos a vuestra entera disposición, en el caso de tener que activar dicho protocolo. Para acompañaros en todo el proceso desde la denuncia hasta la resolución.

A continuación os detallamos las conductas que podrían considerarse acoso en el entorno laboral:

  • Sexual
  • Por razón de sexo
  • Psicológico (Mobbing)

Enlaces:

EL ACOSO SEXUAL

CONDUCTAS CONSTITUTIVAS DE ACOSO SEXUAL

Conductas verbales:

Insinuaciones sexuales molestas, proposiciones o presión para la actividad sexual; insistencia para participar en actividades sociales fuera del lugar de trabajo, después de que la persona objeto de la misma haya dejado claro que dicha insistencia es molesta e inoportuna; flirteos ofensivos; comentarios insinuantes, indirectas o comentarios obscenos; llamadas telefónicas indeseadas; bromas o comentarios sobre la apariencia sexual.

No verbales:

Exhibición de fotos sexualmente sugestivas o pornográficas, de objetos o escritos, miradas impúdicas, silbidos o hacer ciertos gestos; cartas o mensajes de correo electrónico de carácter ofensivo, de contenido sexual.

Físicas:

Contacto físico deliberado y no solicitado, abrazos o besos no deseados, acercamiento físico excesivo o innecesario.

TIPOS DE ACOSO SEXUAL

Se distinguen dos tipos de acoso sexual en función de si las anteriores conductas implican o no un elemento de coacción:

Acoso “quid pro quo”

Consiste en forzar a la víctima a elegir entre someterse a los requerimientos sexuales, o perder o ver perjudicados ciertos beneficios o condiciones de trabajo, que afecten al acceso a la formación profesional, al empleo continuado, a la promoción, a la retribución o a cualquier otra decisión en relación con esta materia.

En la medida que supone un abuso de autoridad, su sujeto activo será aquél que tenga poder, sea directa o indirectamente, para proporcionar o retirar un beneficio o condición de trabajo.

Acoso ambiental

El sujeto activo del acoso crea un entorno de trabajo intimidatorio, hostil, degradante, humillante u ofensivo para la víctima, como consecuencia de actitudes y comportamientos indeseados de naturaleza sexual.

Puede ser realizado por cualquier miembro de CIRSA SERVICIOS CORPORATIVOS, con independencia de su posición o estatus, o por terceras personas ubicadas de algún modo en las instalaciones de la empresa.

ACOSO POR RAZÓN DE SEXO

Cualquier comportamiento realizado en función del sexo u orientación sexual de una persona, con el propósito o el efecto de atentar contra su dignidad y de crear un entorno intimidatorio, degradante u ofensivo.

CONDUCTAS CONSTITUTIVAS DE ACOSO POR RAZÓN DE SEXO

Se indican a continuación, a modo de ejemplo, una serie de conductas o comportamientos que, llevadas a cabo en función del sexo u orientación sexual de una persona y con el propósito de atentar contra su dignidad, podrían ser constitutivas de este tipo de acoso:

  • Ignorar o excluir a la persona.
  • Evaluar el trabajo de la persona de manera inequitativa o de forma sesgada.
    Asignar tareas o trabajos por debajo de la capacidad profesional o competencias de la persona.
  • Conductas explícitas o implícitas dirigidas a tomar decisiones sobre el acceso de la persona a la formación profesional y al empleo, la continuidad del mismo, la retribución, o cualesquiera otras decisiones relativas a esta materia.
  • Trato desfavorable por razón de embarazo o maternidad.

ACOSO PSICOLÓGICO (MOBBING)

Los términos mobbing, “acoso moral en el trabajo” o “acoso psicológico en el trabajo”, se utilizan para describir una situación en la que una persona, o grupo de personas, ejercen un conjunto de comportamientos caracterizados por una violencia psicológica extrema, abusiva e injusta, de forma sistemática y recurrente, durante un tiempo prolongado, sobre otra persona en el lugar de trabajo, y que puede producir un daño a su dignidad.

Hay que poner de manifiesto que determinadas acciones hostiles pueden producirse puntualmente en el trabajo, si bien, para que pudieran ser constitutivas de acoso psicológico se requiere, como ya se ha dejado expuesto, que sean acciones sistemáticas, habituales, con duración determinada en el tiempo y dirigidas sobre una persona.

Por ello, no deben confundirse las situaciones de presión o conflicto laboral con el acoso psicológico. En el primer caso, se trata de situaciones de desacuerdo, ya que en el trabajo pueden producirse choques, discusiones y eventuales conflictos. El acoso psicológico, por el contrario, consiste en un ataque malintencionado, sistemático y mantenido en el tiempo contra una persona.

CONDUCTAS CONSTITUTIVAS DE ACOSO PSICOLÓGICO

A continuación, se enuncian, a modo de ejemplo, una serie de conductas concretas que, cumpliendo los requisitos puestos de manifiesto en el punto anterior, podrían llegar a constituir acoso psicológico en el trabajo:

Ataques con medidas organizativas:

  • Obligar a alguien a ejecutar tareas en contra de su conciencia.
  • Juzgar el desempeño de la persona de manera ofensiva, ocultar sus esfuerzos y habilidades.
  • Poner en cuestión y desautorizar las decisiones de la persona.
  • No asignar tarea alguna, o asignar tareas sin sentido o degradantes.
  • Negar u ocultar los medios para realizar el trabajo, o facilitar datos erróneos.
  • Asignar trabajos muy superiores a las competencias o cualificaciones de la persona, o que requieran una cualificación mucho menor de la poseída.
  • Órdenes contradictorias o imposibles de cumplir.
  • Manipular las herramientas de trabajo (por ejemplo, borrar archivos del ordenador).
  • Robo de pertenencias, documentos, herramientas de trabajo, etc.
  • Amenazas o presiones a las personas que apoyan al acosado.
  • Manipulación, ocultamiento, devolución de la correspondencia, las llamadas, los mensajes, etcétera., de la persona.
  • Negación o dificultades para el acceso a permisos, cursos, actividades, etc.
  • Coaccionar para obligar a trabajar fuera de horario laboral sin la remuneración pertinente.
  • Obstaculizar el recorrido profesional y la promoción (salario).

Ataques para reducir las posibilidades de comunicación:

  • Cambiar la ubicación de la persona separándola de sus compañeros (aislamiento).
  • Ignorar la presencia de la persona.
  • No dirigir la palabra a la persona.
  • Restringir a los compañeros la posibilidad de hablar con la persona.
  • No permitir que la persona se exprese.
  • Evitar todo contacto visual.
  • Eliminar o restringir los medios de comunicación disponibles para la persona (teléfono, correo electrónico, etc.)

Actividades que afectan a la salud física o psíquica de la víctima:

  • Amenazas y agresiones físicas.
  • Amenazas verbales o por escrito.
  • Gritos o insultos.
  • Llamadas telefónicas atemorizantes.
  • Provocar a la persona, obligándole a reaccionar emocionalmente.
  • Ocasionar intencionadamente gastos para perjudicar a la persona.
  • Ocasionar destrozos en el puesto de trabajo o en sus pertenencias.
  • Exigir a la persona realizar trabajos peligrosos o perjudiciales para su salud.

Ataques a la vida privada y a la reputación personal o profesional:

  • Manipular la reputación personal o profesional a través del rumor, la denigración y la ridiculización.
  • Dar a entender que la persona tiene problemas psicológicos, intentar que se someta a un examen o diagnóstico psiquiátrico. Burlas de los gestos, la voz, la apariencia física, discapacidades, poner motes, etc.
  • Críticas a la nacionalidad, actitudes y creencias políticas o religiosas, vida privada, etc.

Deixa un comentari

L'adreça electrònica no es publicarà. Els camps necessaris estan marcats amb *

Aquest lloc utilitza Akismet per reduir el correu brossa. Aprendre com la informació del vostre comentari és processada